fbpx
Texas

Tomamos la decisión incorrecta: Policía de Uvalde

Estudiantes atrapados dentro de un salón de clases con un hombre armado en la Escuela Primaria Robb, de Uvalde, Texas, hicieron repetidas llamadas al 911, incluida una en la que suplicaron: «Por favor, manden a la Policía ahora». Mientras tanto, 20 elementos esperaban en el pasillo por más de 45 minutos, reconocieron las autoridades.

De acuerdo con la actualización de información proporcionada por la Policía de Texas, fue hasta que utilizaron una llave maestra que los agentes abrieron el salón de clases y confrontaron al agresor, Salvador Ramos.

El comandante policial en el lugar creía que Ramos, de 18 años, se había atrincherado en un aula y que los menores no estaban en peligro, dijo el director del Departamento de Seguridad Pública, Steven McCraw, en conferencia de prensa.

«Él estaba convencido en ese momento de que los niños no corrían más peligro; que el sujeto se había atrincherado y tenían tiempo para organizar (su ingreso en el aula)», señaló McCraw.

«Por supuesto, no fue la decisión correcta, sino la equivocada».

McCraw señaló que los agentes de la Patrulla Fronteriza finalmente usaron una llave maestra para abrir la puerta cerrada del salón de clases, donde confrontaron y abatieron a Ramos, quien había asesinado a 19 alumnos y dos maestras.

El mando policial afirmó que hubo una andanada de disparos poco después de que Ramos ingresó al aula, y que fueron «esporádicos» durante gran parte de los 48 minutos que los uniformados esperaron afuera del pasillo. Agregó que los investigadores desconocen cuántos niños murieron durante esos 48 minutos.

Durante la masacre, los maestros y niños pidieron ayuda repetidamente al número de emergencias 911, incluida una menor que suplicaba «Por favor, envíen a la Policía ya», detalló McCraw.

Acusa Abbott que recibió información imprecisa

El Gobernador de Texas, Greg Abbott, aseguró este viernes en una conferencia de prensa que que fue «engañado» sobre lo que sucedió en la masacre de la escuela Uvalde, lo que provocó dar información imprecisa al público.

«Estoy furioso por lo que pasó (…)La información que me dieron resultó ser, en parte, inexacta, y estoy absolutamente furioso por eso», externó.

El Mandatario estatal también dijo que los Texas Rangers y el FBI estarían investigando la respuesta de las fuerzas del orden.

Con información de Reforma

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: