Mundo

Abre revés en EU nuevo debate: las píldoras de aborto

Si la Corte Suprema anula el fallo Roe v. Wade, las guerras legales y culturales sobre el aborto que han consumido a Estados Unidos durante décadas se librarán en un nuevo frente: las píldoras abortivas.

La interrupción del embarazo con pastillas, una combinación de dos medicamentos que se puede tomar en casa o en cualquier lugar y está autorizado para su uso en las primeras 10 semanas de embarazo, se ha vuelto cada vez más común y ahora representa más de la mitad de los abortos recientes en Estados Unidos.

Si desaparece el derecho constitucional al aborto, es probable que la interrupción del embarazo con medicamentos se convierta en un método aún más frecuente. También se prevé que las píldoras se conviertan en el centro de las batallas entre los estados que prohíben el aborto y los que continúan permitiéndolo.

«Dado que la mayoría de los abortos son tempranos y el aborto con medicamentos es más difícil de rastrear y ya se está convirtiendo en el método mayoritario o preferido, será un gran problema», dijo Mary Ziegler, profesora de derecho en Harvard.

«Va a generar muchos conflictos legales futuros porque será una forma en que las fronteras estatales se volverán menos relevantes».

En aproximadamente la mitad de los estados del país se volverían ilegales todos los métodos de aborto si la decisión de la Corte Suprema en un caso de Misisipi se parece al borrador de opinión filtrado esta semana, el cual anularía el fallo que legalizó el aborto en 1973. Aun así, es probable que otros estados continúen permitiendo el procedimiento, y varios ya están tomando medidas para acomodar a pacientes de los estados donde se prohibiría.

El aborto con medicamentos es menos costoso y menos invasivo que los procedimientos quirúrgicos. En diciembre, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, en inglés) facilitó significativamente el acceso al eliminar el requisito de que las pacientes obtengan la primera de las dos píldoras, mifepristona, al visitar una clínica autorizada o un médico en persona. Ahora, las mujeres pueden tener una consulta con un médico por video o teléfono o completando formularios en línea y luego recibir las píldoras por correo.

Pero muchos estados conservadores ya han comenzado a aprobar leyes para restringir el aborto con medicamentos, incluida la prohibición antes de las 10 semanas de gestación y el requisito de que las pacientes visiten las clínicas en persona a pesar de las normas de la FDA. Diecinueve estados prohíben el uso de las consultas virtuales para el aborto.

Este año, Americans United for Life, un grupo provida, dijo que las leyes contra la interrupción del embarazo con pastillas deben ser la primera entre las «prioridades apremiantes» de la organización para 2022.

«En el último año, Arizona, Arkansas, Indiana, Montana, Ohio, Oklahoma, Dakota del Sur y Texas han promulgado salvaguardas a nivel estatal para detener el pedido de medicamentos abortivos por correo, y la Legislatura de Tennessee envió recientemente tales protecciones al Gobernador Bill Lee», dijo por su parte Mallory Carroll, funcionaria de Susan B. Anthony List, un grupo antiaborto.

«Además de crear estándares de salud y seguridad, los estados también están aumentando los requisitos para informar sobre las complicaciones de los medicamentos abortivos. Trabajaremos con aliados en estados adicionales para abordar esta creciente amenaza para la salud pública».

Si se revoca el fallo de Roe, a las residentes de estados como Texas, Misuri, Utah y Tennessee, entre otros, se les prohibiría obtener las pastillas para abortar con una consulta virtual desde cualquier lugar de su estado, incluso si el médico se encuentra en una entidad donde el aborto es legal. Dichas pacientes tendrían que viajar a un estado donde una consulta en línea, por video o por teléfono sea legal: la dirección IP de la computadora o el teléfono identificaría dónde se encuentran. Luego, tendrían que recibir las pastillas por correo en una dirección en un estado donde el aborto sea legal.

Algunas pacientes ya lo están haciendo porque viven en estados que prohíben las consultas virtuales para obtener las píldoras. Y algunos aspectos de esas leyes no están claros, incluso los detalles sobre si las pacientes que toman las pastillas después de regresar a su estado de origen estarían violando la ley de la entidad.

Si el aborto estuviera completamente prohibido en esos estados, muchas más pacientes viajarían a estados donde es legal, dijeron expertos en salud reproductiva. Varias organizaciones, incluidas Abortion on Demand y Hey Jane, están organizando consultas virtuales y envían pastillas abortivas por correo.

No obstante, es posible que los opositores al aborto y los estados que lo prohíben intenten desafiar o restringir la capacidad de las pacientes de cruzar las fronteras estatales para obtener las píldoras, señalaron expertos legales. Pueden presentarse casos en que los estados intenten enjuiciar a médicos de estados donde la interrupción del embarazo sí es legal, o casos en que traten de impedir que organizaciones viajen a otras entidades, dijo Ziegler.

En respuesta, estados que apoyan el derecho al aborto se están movilizando para bloquear tales esfuerzos. El Congreso de California prevé dar ayuda financiera a las pacientes que viajan al estado para abortar y planea aumentar las clínicas de aborto. Connecticut acaba de aprobar una ley que evitará que los proveedores de servicios de aborto sean extraditados a otros estados, prohibiría a las autoridades del estado cooperar con las investigaciones de aborto de la entidad de origen de un paciente y permitiría que los residentes de Connecticut que son demandados bajo la disposición de aborto de otro estado contrademanden.

Al principio de la pandemia de Covid-19, grupos de médicos pidieron a la FDA que levantara el requisito de que la mifepristona, que bloquea una hormona crucial para que continúe el embarazo, se administre a las pacientes en persona en una clínica o consultorio médico. Citando años de datos que demuestran que el aborto con píldoras es seguros, los grupos dijeron que las pacientes enfrentaban un mayor riesgo de infectarse con el coronavirus si tenían que visitar las clínicas para obtener mifepristona.

En la pandemia, la FDA eliminó temporalmente el requisito de asistir en persona y luego lo retiró permanentemente en diciembre.

El segundo medicamento, el misoprostol, que provoca contracciones similares a las de un aborto espontáneo y se toma hasta 48 horas después, ha estado disponible durante mucho tiempo para una variedad de usos con una receta común.

Un alto funcionario de la Administración de Biden dijo esta semana que el Gobierno federal está buscando más medidas para aumentar el acceso a todos los tipos de aborto, incluidas las píldoras.

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato para discutir el borrador filtrado de la Corte Suprema, dijo que el Presidente Joe Biden pidió a su Gabinete buscar «en todos los aspectos, en todas las formas creativas, en todos los aspectos de la ley federal, para tratar de hacer todo lo posible» para proteger el derecho al aborto.

Con información de Agencias

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: