fbpx
Nacional

Aito Moreno pide cuentas por casos de Colosio y Pemexgate

El priista Alejandro Moreno adelantó un embate contra los responsables del Pemexgate luego de que Francisco Labastida criticó su intención de reelegirse y también contra aquellos vinculados con el asesinato de Luis Donaldo Colosio, cuando Manlio Fabio Beltrones ya adelantó que impugnará la modificación estatutaria en la Asamblea del PRI.

En el caso del Pemexgate el candidato beneficiado fue Labastida, quien a la postre se convirtió en el primer abanderado priista en perder una elección presidencial.

La semana anterior Labastida consideró que el dirigente nacional del PRI se ha convertido en un “dictador del partido” y lo calificó de “personaje nefasto”.

En tanto, Beltrones, quien era gobernador de Sonora cuando Colosio fue asesinado, en días pasados consideró que era una “pésima idea” y un  despropósito” la permanencia de Moreno en la dirigencia nacional del PRI. 

Beltrones refutó a principios de este año la versión de Aburto respecto a que él lo torturó y señaló que “ganas no me faltaron, pero no lo hice”. Agregó que en ese entonces “soltaron muchas especies para confundir y entretener al respetable y hubo hasta quienes cayeron en la trampa”.

Este domingo en el Pepsi Center, más de 3 mil consejeros nacionales del PRI votaron a mano alzada cambios en los estatutos del partido que permiten la reelección de su dirigente hasta por dos periodos, es decir, hasta 2032.

Ahí Moreno afirmó que en su partido se acabaron las “vacas sagradas” y advirtió que irá por los priistas vinculados con el Pemexgate y al caso Colosio.

Al cerrar los trabajos de la 24 Asamblea Nacional del partido, afirmó que el peor lastre del priismo fue aquella “bola de cínicos, esquiroles, al servicio del gobierno” que “rompieron la unidad a cambio de impunidad”.

Acusó también a quienes “castigaron” al tricolor con el Pemexgate y criticó a los vinculados con el crimen de Colosio.

“Ellos fueron el peor lastre para nuestro partido; estuvieron al frente cuando castigaron al PRI con el Pemexgate, hay militantes vinculados con el asesinato de nuestro candidato presidencial y eso le costó al tricolor.

“No vamos a tapar a nadie, vamos a exigir cuentas, transparencia, y los vamos a convocar a que cumplan con su responsabilidad”, amagó.
Reconoció que los resultados del pasado 2 de junio no le favorecieron, al tiempo que anunció una gira por el país para escuchar la voz de la militancia y recordarle a la ciudadanía que su partido es el gran constructor de instituciones.

El PRI también aprobó garantizar 60 por ciento de los cargos del partido a las mujeres y se crearán las secretarías de innovación tecnológica y digital; de diversidad sexual, y de pueblos indígenas y afroamericanos.

Se redujo el número de integrantes del Consejo Político Nacional, al tiempo de prever adecuaciones a las atribuciones de la Comisión Política Permanente y las personas integrantes del Comité Ejecutivo Nacional.

En la víspera de la 24 Asamblea Nacional del Partido, donde se aprobó el cambio en los estatutos, Beltrones recordó el dictamen de octubre de 1932.

“Estoy en mi biblioteca personal y me encontré un documento interesantísimo sobre el dictamen que se presentó en las primeras Asambleas del Partido Nacional Revolucionario.

“La ponencia y dictamen sobre la no reelección, discutidas y aprobadas del 28 al 31 de octubre de 1932”, detalló.

Recordó extractos como: “se presenta a debate una cuestión que interesa por su fondo, porque representa uno de los postulados de más arraigo en la conciencia revolucionaria, y por su forma, porque la resolución debe ser la traducción fiel dentro de nuestras normas de cómo conviene a los intereses revolucionarios de México que inscriba en el programa del partido el principio de la no reelección.

Beltrones apuntó: “la no reelección fue acogida como principio de esencia en la Constitución, pero además fue la génesis que le ha dado vida y consolidación al PRI como partido hasta nuestros días en que se desafía su extinción como fundamento”.

En tanto, Pedro Contreras López anunció su renuncia al PRI, al acusar que una “camarilla de traidores” liderada por Moreno traicionaron los principios del tricolor.

A través de una carta enviada a Moreno, indicó que su renuncia se basa en “una marcada diferencia e inconformidad con tu liderazgo al frente del PRI”. 

Indicó que en 2020 “levanté la voz contra tu decisión de concentrar facultades de los comités estatales y municipales en el presidente del CEN. Muchos no quisieron manifestar su rechazo por conveniencia política, pero en estos años muchos de ellos ya se fueron sin haber reconocido su error de dejar crecer el monstruo en el que se ha convertido tu liderazgo.

“Lamento mucho que el PRI de Colosio y en su tiempo de Reyes Heroles haya derivado en esta traición a uno de los principios fundadores del PRI: la no reelección. La historia ajustará cuentas contigo y tu camarilla de traidores”.

Con información de Agencia

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba