Mundo

Padres exigen justicia por muerte de jóvenes en universidad de Bolivia

La molestia de los padres de familia es por la forma en que el centro de estudiantes de la universidad presionó a los jóvenes a asistir a dicha asamblea mediante llamadas, multas e incluso golpes en caso de llegar tarde.

Un grupo de padres de familia pidió la intervención de la universidad de Bolivia donde siete jóvenes fallecieron y otros cuatro resultaron heridos tras caer de un cuarto piso durante una reunión estudiantil, la cual no estaba permitida por la pandemia de covid-19.

Medio centenar de padres de familia y vecinos de la Universidad Pública de El Alto (Upea), ciudad vecina de La Paz, se apostaron en puertas del pabellón de la carrera de Administración de Empresas, sitio en el que ayer once jóvenes cayeron casi 17 metros tras desplomarse un barandal de un edificio.

Pancartas en las rejas de la universidad con rótulos de «justicia ¡ya!» o la exigencia del cierre del centro de estudiantes de esa carrera se combinaron con una pequeña capilla improvisada en la que se prendieron velas y se pusieron algunas flores en memoria de los fallecidos.

«Que se cierre este nido de corrupción», dijo a Efe Emma Cahuaya, madre de un universitario que asistió a la asamblea estudiantil que se cree fue una de las causas de esa tragedia, refiriéndose al centro de estudiantes y la Federación Universitaria Local (FUL) pese a que la autonomía de las universidades públicas está garantizada en la Constitución.

La mujer contó que su hijo fue testigo del momento en el que la baranda cedió al forcejeo de decenas de estudiantes que estaban en el pasillo exigiendo explicaciones por una supuesta suspensión de la asamblea, que debía definir una nueva mesa directiva, según las investigaciones.

«Hay jóvenes que han visto (la caída) y están traumados» porque incluso, cuando uno de ellos impactó contra el piso, logró pararse para morir momentos después, relató la mujer.

La molestia del grupo de padres es por el modo en que el centro de estudiantes presionó para que los universitarios asistieran a ese congreso mediante llamadas, amenazas de multas de hasta ocho dólares (167 pesos) si no participaban, además, de propinarles golpes en caso de llegar tarde, relató Cahuaya.

Las autoridades bolivianas informaron que los fallecidos son siete estudiantes, mientras que los cuatro heridos tienen lesiones graves, todos entre los 18 y 27 años.

La investigación determinó que una pugna entre dos frentes se produjo tras la asamblea convocada en un patio de la universidad y que se trasladó hasta las oficinas de una de las carreras de la facultad financiera, ubicada precisamente en el piso donde hubo forcejeos.

La Fiscalía detalló que tres de los ocho dirigentes universitarios que convocaron a la reunión fueron arrestados y afrontarán cargos por homicidio y lesiones graves y gravísimas, mientras se trata de dar con el resto de los representantes.

El suceso ha provocado que los cierres de campaña de los principales partidos políticos que se disputan la alcaldía de El Alto como Jallalla, de la ex presidenta del Senado, Eva Copa, y que el gobernante de Movimiento al Socialismo (MAS) cancele sus actividades proselitistas.

Con información de EFE

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba