Mundo

Pacta Alemania Gobierno para reemplazar a Merkel

Por primera vez en 16 años, Alemania tendrá un gobierno de centroizquierda y un nuevo canciller, Olaf Scholz, un socialdemócrata, cuyo trabajo será llenar los zapatos de Angela Merkel, la mujer que hizo indispensable a Alemania en la Unión Europea.

Tres partidos han estado negociando bajo estricto secreto para forjar un nuevo Gobierno desde las elecciones del 26 de septiembre. Después de mucha anticipación, anunciaron su acuerdo de Gobierno para los próximos cuatro años.

Se espera que Scholz preste juramento como Canciller a principios del próximo mes. Inmediatamente se enfrentará a una lista apremiante de crisis, incluida la pandemia de coronavirus que está creciendo rápidamente en el país y conflictos fronterizos en Bielorrusia y Ucrania.

Es el final de una era para Alemania y Europa. Durante más de una década, Merkel no solo fue la Canciller de Alemania, sino la líder de Europa. Condujo a su país y al continente a través de sucesivas crisis y, en el proceso, ayudó a Alemania a convertirse en la principal potencia de Europa por primera vez en la historia moderna.

El partido de centro izquierda de Scholz, que ganó por poco las elecciones de septiembre, gobernó con los demócratas cristianos conservadores de Merkel durante tres de sus cuatro mandatos. El propio Scholz fue su Ministro de Finanzas durante los últimos cuatro años.

Ahora liderará una inusual coalición de tres vías, con los Verdes progresistas y los Demócratas Libres más pequeños y favorables a las empresas.

«Es típico de Alemania: es cambio y continuidad en uno», dijo Cem Özdemir, un destacado legislador de los Verdes y uno de los 300 negociadores del nuevo tratado de coalición.

Es evidente que hay tensión incorporada en el nuevo Gobierno, y se espera que se otorguen ministerios importantes pero opuestos a los socios de la coalición que se sientan en extremos distintos del espectro político. Es probable que esa tensión siga siendo un tema del Gobierno y ponga a prueba la capacidad de Scholz para equilibrar sus agendas.

En una concesión clave, según una persona cercana a las conversaciones de la coalición, el Ministerio de Hacienda irá al líder de los Demócratas Libres, Christian Lindner, un conservador fiscal que ha descartado aumentos de impuestos.

Lindner podría servir como freno a las ambiciones de cambio más audaces del nuevo Gobierno, especialmente las provenientes de los Verdes, que habían hecho campaña para revolucionar la economía para enfrentar los desafíos de la crisis climática.

Los Verdes no se marcharon con las manos vacías. Los colíderes del partido, Annalena Baerbock y Robert Habeck, aseguraron dos poderosos puestos.

Habeck dirigirá un nuevo superministerio que combinará la economía y el clima, dijo la persona, y Baerbock, quien se postuló como candidata a Canciller de los Verdes, será la primera mujer ministra de Relaciones Exteriores de Alemania.

En temas que van desde Europa al comercio y la política exterior, la mayoría de los analistas esperan que el nuevo Gobierno mantenga en general el rumbo marcado por su predecesor.

Pero una serie de crisis urgentes, y los dos socios de coalición más agresivos de Scholz, podrían obligar al nuevo canciller a repensar algunas políticas pasadas.

La Alemania de Scholz podría resultar algo más dispuesta a apoyar la integración europea y cerrar filas con Estados Unidos para presionar a China y Rusia.

Pero la palabra de moda fue «continuidad».

«El nuevo Gobierno será esencialmente de continuidad, no de cambio», dijo Holger Schmieding, economista jefe de Berenberg Bank. «Todos aquellos que esperaban que este fuera el comienzo de algo completamente diferente se sentirán decepcionados».
Plantean legalizar cannabis

La nueva coalición de gobierno en Alemania anunció este miércoles que desea legalizar el cannabis cuya venta en «tiendas autorizadas» se reservará al consumo de los «adultos».

«Esto permitirá controlar la calidad, impedir la circulación de sustancias contaminadas y garantizar la protección de los jóvenes», señala el acuerdo de gobierno presentado el miércoles por los tres partidos de la coalición, que detalla que «el impacto social de la ley» se evaluará dentro de cuatro años.

Con información de The New York Times

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba