Texas

Niña de 17 meses muere tras ingerir batería de un control remoto

El producto, similar al que es usado para relojes de pulsera, provocó daños extremos que le quemaron sus cuerdas vocales, garganta y esófago.

Una niña de solamente 17 meses murió después de ser internada en un hospital de Texas, en Estados Unidos, por ingerir una pequeña batería que, tras asentarse en su organismo, le provocó daños extremos que le quemaron sus cuerdas vocales, la garganta y el esófago, según revelaron medios de ese país.

El producto ingerido es una batería similar a la que se ocupa para relojes de pulseras, la cual habría extraído desde un control remoto, lo cual generó la emergencia, así lo informó el diario británico Metro.

La pequeña, identificada como Reese Smith, fue sometida a una cirugía para extraer la batería y reparar los órganos afectados. Fue tratada por el pediatra Thomas McGill en el University Medical Center en Lubbock, el especialista sostuvo que la membrana mucosa de la niña se había quemado, quedando «completamente negra».

Según se revela en el medio, el profesional contó que tras asentarse en el esófago, el producto comenzó a generar electricidad, esto antes de quedar a través del esófago y en las vías respiratorias de la pequeña.

La familia inició una campaña de recaudación de fondos en el sitio GoFundMe, donde compartieron imágenes de la pequeña y de varios procedimientos médicos que se aplicaron en el Hospital Infantil de Texas.

La madre de la bebé fue quien la llevó al especialista luego de detectar una constante tos de la menor. Tras ser sometida a radiografía, se reveló que tenía la batería al interior de su cuerpo.

“Con el corazón roto… no mucho más que decir en este momento. He estado tratando de encontrar las palabras por un tiempo. Tengo que volver a casa. Mi mamá también volvió a casa. Pero nos faltaba un miembro de la familia (…) Es una angustia que nunca seré capaz de expresar», comunicaron en Facebook.

Con información de Milenio

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba