Mundo

‘El Güero’ Palma, sin ‘deudas’ con la justicia de EU

Un juez de distrito en México lo absolvió del delito de delincuencia organizada y ordenó su liberación inmediata y absoluta.

Aunque en el 2008 fue condenado a 16 años de prisión tras aceptar un acuerdo de culpabilidad sobre un cargo de conspiración para distribuir cocaína en los Estados Unidos, Héctor Luis El Güero Palma Salazar fue entregado en junio del 2016 a las autoridades mexicanas por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que de ese modo reconocían que ya había pagado por sus delitos cometidos en Estados Unidos.

El 1 de mayo, un juez de distrito en México lo absolvió del delito de delincuencia organizada y ordenó su liberación inmediata y absoluta. Se dijo que se había consultado formalmente a Estados Unidos si el Departamento de Justicia contaba con alguna solicitud de extradición pendiente contra el acusado.

Sin embargo, cuando el ICE lo entregó a agentes federales mexicanos, la embajada de Estados Unidos en México, a través de un comunicado emitido el 15 de junio del 2016, informó que “según las prácticas de sentencia federales, los cinco años que Palma pasó en una prisión mexicana contaron como tiempo cumplido para su sentencia en EU”. El documento refiere que su “buen comportamiento” contó para que la Oficina de Prisiones estadunidense lo liberara “luego de haber cumplido el 85 por ciento de su condena”.

En dicho comunicado, emitido días antes de que llegara Roberta Jacobson a dirigir esa oficina, la embajada introdujo una errata al asegurar que Palma Salazar había sido detenido en el 2002 en México, cuando en realidad fue encarcelado desde junio de 1995 luego de que una avioneta en que viajaba se desplomó en el estado de Nayarit. En junio del 2020 cumplió ya 25 años preso en cárceles de México y Estados Unidos.

La liberación y entrega en el 2016 de Palma Salazar a México fue sorpresiva pues unos meses antes, en agosto del 2015 le habían rechazado una moción para que su sentencia de 16 años le fuera reducida a 13.

Al negársele dicho beneficio, el juez Larry Allan Burns argumentó que El Güero Palma había conspirado con otros para trasladar al menos mil 400 kilos de cocaína a Estados Unidos y que directamente, entre 1991 y 1993, había traído al menos 25 toneladas de cocaína en latas de chile, misma acusación que se hizo sobre el ex líder del cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán Loera en el juicio en su contra.

Pese a, presumiblemente, haber trabajado muy de cerca con El Chapo Guzmán, Palma Salazar no aparece en ninguna de las seis acusaciones en diferentes estados levantadas en Estados Unidos contra su amigo y socio condenado en julio del 2019 a cadena perpetua.

Un ejemplo es la presentada en el 2013, en el distrito norte de Illinois, la cual encabezan El Chapo e Ismael El Mayo Zambada García y la cual incluye a Heriberto Zazueta Godoy, Capi Beto, y a Víctor Manuel Félix Beltrán, Lic Vic, entre otros.

La única acusación conocida en contra de El Güero Palma fue levantada en noviembre de 1994 en la Corte Federal del distrito sur de California donde se le acusó de un único cargo de distribuir al menos 10 kilogramos de cocaína en Estados Unidos.

Tras de ser extraditado y aceptar su culpabilidad en el 2008, fue enviado a la prisión de alta seguridad USP Atwater en California de la cual salió con una hernia inguinal, hemorroides, mala visión y varios dientes faltantes.

Quizás el único pendiente de Héctor Luis Palma Salazar con Estados Unidos es el hecho de que aún permanece en la lista de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, que a través de la Ley de Designación de Líderes del Narcotráfico (Ley Kingpin), sanciona a personas y empresas presuntamente ligadas al narcotráfico y les impide usar el sistema financiero y comercial de ese país.

El Güero Palma ingresó en esa lista en junio del 2003 junto a Juan José Esparragoza Moreno, El Azul y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Con información de Milenio

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba