Mundo

Dolor de cabeza, pérdida de memoria y hasta muerte de neuronas, secuelas del covid-19

Las personas que adquirieron el coronavirus SARS-CoV-2, incluso sin síntomas, desarrollan secuelas que pueden ir del dolor de cabeza, hasta el malestar general o la dificultad respiratoria.

La afectación a los pulmones no es la única consecuencia del covid-19 y como en sus manifestaciones más graves, genera una respuesta inflamatoria exagerada, esa enfermedad puede dejar afectaciones en otros órganos como el riñón, el hígado, el corazón y hasta en el cerebro.

Las personas que adquirieron el coronavirus SARS-CoV-2 incluso sin síntomas, desarrollan durante semanas posteriores a la actividad viral, secuelas que pueden ir del dolor de cabeza, hasta el malestar general o la dificultad respiratoria.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) se han encontrado consecuencias al covid-19 que van desde la fibrosis –una especie de cicatrización– pulmonar, la afectación del sistema cardiovascular, hasta el deterioro cognitivo a largo plazo manifestado en deficiencias de la memoria, baja en la atención y funcionamiento y pérdida neuronal.

El estrés y la ansiedad también son consideradas secuelas de las personas que enfermaron de covid-19 y la OMS recomendó a los gobiernos de todo el mundo dar un seguimiento para atender también este problema de salud pública.

La manifestación inflamatoria del coronavirus en el organismo, advierte la OMS, «podrían llevar a un deterioro cognitivo décadas más tarde», aunque aún falta evidencia para conocer los efectos pendientes por estudiar.

Hasta el momento, la autoridad sanitaria mundial contabiliza a 40 por ciento de los casos de covid-19 como leves que únicamente ocasionan fiebre, tos, dificultad respiratoria, fatiga, diarrea, dolor de cabeza, muscular y pérdida temporal del olfato y el gusto.

​Otro 40 por ciento pueden padecer una neumonía moderada y 15 por ciento neumonía severa, mientras el restante 5 por ciento requiere intubación por insuficiencia respiratoria, pero también sepsis, choque séptico, trombolembolismo, alteraciones en la coagulación, falla multiorgánica, insuficiencia de los riñones, el hígado y hasta el corazón e incluso accidentes cerebrovasculares.

El Ministerio de Sanidad de España refiere que incluso en los asintomáticos se observaron alteraciones pulmonares por radiología como opacidades hasta en 70 por ciento de los casos, pero a diferencia de los casos graves, no desarrollaron inflamación o aumento de citoquinas, por lo que no hubo respuesta inflamatoria.

Con información de Milenio

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba