Estado

Conflicto entre AHMSA y CFE profundiza crisis del carbón

Desde 2015, con la Reforma Energética, la producción cayó a su peor nivel en años.

El conflicto entre Comisión Federal de Electricidad (CFE) y las filiales de Altos Hornos de México (AHMSA) profundizó la crisis que vive la región carbonífera de Coahuila desde hace cinco años y medio con la implementación de la Reforma Energética, cuando los productores comenzaron a registrar caídas a un ritmo de 10 por ciento anual.

Desde junio del año pasado CFE canceló contratos de compra de carbón con Minera del Norte, filial de AHMSA, lo que provocó la liquidación de 2 mil 400 trabajadores.

El problema, explicaron productores, es que el tipo de carbón térmico que vendía AHMSA a la Comisión se necesita para combinarse con el carbón metalúrgico de los pequeños y medianos mineros de Coahuila.

“Sin el carbón térmico de Río Escondido (de AHMSA) no se puede generar electricidad, porque el que nosotros vendemos puede descomponer las plantas y nos dejarían de comprar, necesitamos de ese carbón y solo AHMSA lo produce”, dijo en entrevista con El Financiero César Luis Ceniceros Marín, presidente de la Unión Nacional de Productores de Carbón (UNPC).

En 2015, después de la promulgación de la Reforma Energética, la producción de carbón mineral en México se desplomó 44.3 por ciento anual, de acuerdo con el INEGI y el año pasado la pandemia acrecentó el impacto negativo en el sector.

En el primer trimestre de este año CFE firmó un acuerdo con 60 productores para comprarles carbón metalúrgico, lo que implicó un alza de 28.6 por ciento anual, sin embargo, en volumen ni siquiera se acerca al mismo nivel que se registró en los mismos meses de 2019.

“Queremos seguir vendiendo a la CFE, pero se debe cuidar la mezcla 70 de carbón térmico contra 30 de carbón metalúrgico, no vaya solo nuestro carbón metalúrgico y terminemos por acabar esas plantas”, dijo José Bogar Montemayor Garza, presidente de la Unión Mexicana de Productores de Carbón (UMPC).

Miguel Alejandro López López, subdirector de contratación y servicios en CFE, explicó que terminaron la relación con AHMSA porque su contrato no tomaba en cuenta las necesidades ni condiciones de despacho de la empresa productiva del Estado, lo que afectaba a las finanzas de la empresa.

“Se siguió la instrucción del presidente (Andrés Manuel López Obrador) de quitar elementos que dañen a la Comisión y por eso se canceló el contrato, pero somos conscientes de que se requiere este carbón”, explicó.

Agregó que CFE identificó a 49 posibles productores, de los cuales sólo 14 fueron aptos para ser proveedores de la Comisión.

Sin embargo, los representantes de la UNPC y UMPC, afirman que no hay otro proveedor con la capacidad de AHMSA.

“Puede que existan, pero yo no los he visto, hay algunos productores medianos, pero no tienen la capacidad de atender a la CFE, incluso Micare (subsidiaria de AHMSA) antes de terminar su contrato estaba batallando para entregar esos volúmenes”, explicó José Bogar Montemayor Garza de UMPC.

César Luis Ceniceros Marín de UNPC afirmó que no hay ningún proyecto en desarrollo que esté avanzado como los de AHMSA “no tienen pruebas, es puro monte, no hay exploración, ni análisis, ni donde demuestras que existe carbón”.

Ambos esperan que cuando venda Alonso Ancira, presidente de AHMSA, su participación accionaria al grupo de inversionistas liderados por Julio Villarreal, que presidente de Grupo Villacero, retomen la relación.

Acusan contratos leoninos
Sobre los contratos que otorgó CFE a los micro, pequeños y medianos mineros bajo el “programa de apoyo social”, productores acusan que fueron en condiciones que van en su detrimento.

Pequeños mineros consultados por El Financiero se quejaron de que CFE se aprovechó de la necesidad que tenían y que los obligó a aceptar sus condiciones, “nos sentimos robados”, expresaron.

José Bogar Montemayor Garza de UMPC contó que hay mineros que perdieron hasta 3 millones de pesos por no cumplir los niveles técnicos que pedía CFE que, aunque consumió su carbón no les pagó.

“El contrato que se firmó el año pasado se termina en diciembre de este año, muchos han perdido. De los 60 que firmaron creo que llegaran a terminar el contrato en diciembre de este año unos 45 y ni la mitad querrá volver a firmar con ellos en estas condiciones”, dijo.

Miguel Alejandro López López de CFE defendió que, para los contratos, se les dio preferencia a los micro y pequeñas empresas y que fue siempre con precio justo, a lo que César Luis Ceniceros Marín de UNPC respondió que realmente nunca negociaron con ellos el precio y no consideraron que se tomó en cuenta sus necesidades como les prometió el presidente de México.

Con información de El Financiero

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba