Mundo

Amaga Italia con demandas por retrasos de vacunas

Italia podría emprender acciones legales contra la farmacéutica AstraZeneca, como también contra Pfizer y BioNtech, a causa de a reducción de las entregas de vacunas contra Covid-19, anunció el Primer Ministro del país europeo, Giuseppe Conte.

«Recurriremos a todos los instrumentos y a todas las iniciativas legales, como ya estamos haciendo con Pfizer-BioNtech, para reivindicar el respeto a los compromisos contractuales y proteger a nuestra comunidad nacional», aseguró el gobernante a través de sus redes sociales.

Por su parte, el Ministro italiano de Salud, Roberto Speranza, ya se ha reunido con los directores de AstraZeneca en el país, quienes le confirmaron la reducción de los envíos de las inoculaciones debido a aparentes problemas en la producción del compuesto.

Ante esta situación, el Gobierno de Italia ha estimado que podría recibir -una vez que AstraZeneca reciba el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), previsiblemente antes del 29 de enero- unas 3.4 millones de dosis para el primer trimestre del presente año, en vez de las 8 millones que había pactado previamente.

«Todo esto es inaceptable, nuestro plan de vacunación, aprobado por el Parlamento y ratificado por la Conferencia Estado-Regiones, ha sido elaborado con base en compromisos contractuales libremente firmados por las farmacéuticas y la Comisión Europea», acusó el Premier.

Conte explicó que, frente a la disminución de las entregas, las regiones italianas ser verán obligadas a ralentizar sus respectivas campañas de vacunación, algo que provocaría «daños enormes a Italia y al resto de países europeos con consecuencias directas en la vida y salud».

El Mandatario italiano ya había adelantado que las autoridades de la nación estudian interponer acciones legales contra Pfizer, fabricante de la vacuna que, junto con la de Moderna, es la que actualmente se administra en el territorio, a causa, también, de retrasos en los envíos de las dosis.

Los mandos italianos han externado que una de sus principales preocupaciones frente a este escenario es el rezago en la aplicación de la segunda dosis del compuesto, el cual debe inyectarse de dos a tres semanas de haber recibido la primera.

Al respecto, la EMA ha desaconsejado que la brecha entre una inyección y otra sea mayor a 42 días.

Hasta el sábado, Italia -uno de los países con una avanzada campaña de inmunización- había suministrado un millón 343 mil 8080 vacunas.

Con información de EFE

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba