Mundo

Acusa Irán a EU e Israel por ataque a científico

Fakhrizadeh era el jefe de investigación e innovación del Ministerio de Defensa de Irán y, en general, se consideraba que tenía un papel importante en el programa nuclear del país.

Irán acusó directamente a Israel y a Estados Unidos de estar supuestamente detrás del asesinato de uno de sus principales científicos nucleares, Mohsen Fakhrizadeh, este viernes, algo que podría aumentar drásticamente las tensiones al interior del Golfo Pérsico, en la recta final del Gobierno de Donald Trump.

Fakhrizadeh era el jefe de investigación e innovación del Ministerio de Defensa de Irán y, en general, se consideraba que tenía un papel importante en el programa nuclear del país. Fue asesinado cerca del campus de Damavand de la Universidad Islámica de Azad, a unos 60 kilómetros al este de Teherán, informaron agencias locales.

«Los terroristas asesinaron hoy a un eminente científico iraní. Esta cobardía, con serios indicios del papel israelí, muestra un belicismo desesperado de los perpetradores», declaró -sin ofrecer ninguna evidencia al respecto- el Ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, por medio de su cuenta de Twitter.

Asimismo, según la Agencia de Noticias Laborales de Irán, el Ejército del país persa también señaló a Washington como presunto responsable.

Sobre esto, el Ministro iraní de Defensa, Amir Hatami, dijo a la televisión estatal que el asesinato de Fakhrizadeh estaba «claramente relacionado» con el homicidio del general Qassem Soleimani por parte de EU en enero.

Por su parte, la oficina del Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se negó a comentar, al igual que los funcionarios del Pentágono. La Agencia Central de Inteligencia de la Unión Americana tampoco emitió comentarios al respecto.

En paralelo, Trump tuiteó, sin mencionar nada, un informe de The New York Times acerca del asesinato de Fakhrizadeh, quien también había sido nombrado en una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, en marzo de 2007, por haber estado involucrado en las «actividades nucleares o de misiles balísticos» de Irán. Además, el gobernante estadounidense retuiteó un mensaje de un periodista israelí que calificó el asesinato como «un gran golpe psicológico y profesional para Irán».

La muerte de Fakhrizadeh ha sido la continuación de una serie de homicidios, que se han perpetrado desde 2010, en contra de otros cuatro científicos nucleares iraníes. En todos estos casos, Teherán ha culpado a los servicios de inteligencia de Israel y de EU.

Si bien los funcionarios israelíes no hicieron comentarios, Jerusalén ha considerado durante mucho tiempo los esfuerzos de investigación nuclear de Irán como una de sus mayores amenazas de seguridad nacional. Por consiguiente, Israel ha prometido tomar todas las medidas necesarias para evitar que su enemigo diplomático se haga con ojivas nucleares.

El propio Netanyahu, durante una presentación en abril de 2018 sobre el programa nuclear de Irán, había señalado a Fakhrizadeh como el director de un presunto proyecto secreto para desarrollar armamento atómico.

Sin embargo, el organismo de control nuclear de las Naciones Unidas, la Agencia Internacional de Energía Atómica, ha sostenido que el «Proyecto Amad» -plan presuntamente encubierto y en supuesto curso para el desarrollo de una ojiva nuclear- fue suspendido en 2003.

Igualmente, el asesinato de Fakhrizadeh se produjo en medio de un momento delicado en Irán, ya que la aparente derrota electoral de Trump podría ofrecer una oportunidad para restablecer los lazos con Occidente después de años de confortación económica y militar.

Lo ocurrido a Fakhrizadeh podría desencadenar una reacción similar a la que siguió al asesinato de Soleimani en un ataque con drones estadounidenses en Bagdad, el cual fue ordenado por Trump. En represalia, Teherán disparó misiles contra bases con tropas de EU en Irak. Aunque no se reportaron víctimas mortales, se generaron temores en torno a un posible deslizamiento hacia la guerra entre ambas naciones.

Además, las fuerzas iraníes también derribaron inadvertidamente uno de sus propios aviones de pasajeros como parte de la respuesta al atentado sobre Soleimani.

Zarif instó a la comunidad internacional a condenar el último ataque, mientras que el jefe de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de división Mohammad Bagheri, pidió venganza por el asesinato.

Con información de Bloomberg

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba