Nacional

Prevén liberar a reos sin sentencia, torturados y enfermos

El Presidente Andrés Manuel López Obrador presentará un decreto para que sean liberados los presos en cárceles federales por delitos no graves con más de diez años sin sentencia, los mayores de 75 años y de 65 con enfermedades crónicas y cualquier interno que haya sido torturado.

«No sentenciados del fuero federal con más de diez años sin sentencia, que no hayan cometido delitos graves, van a ser liberados, lo repito: internos en las cárceles federales del fuero federal que en diez años no hayan sido sentenciados, y estén en la cárcel por delitos no graves, van a ser liberados.

«Dos: adultos mayores de 75 años que estén en las cárceles también del fuero federal que no hayan cometido delitos graves, delitos de sangre, van a ser liberados.

«Tres: adultos mayores de 65 años con enfermedades crónicas que estén en la cárcel y que no hayan cometido delitos graves, van a ser liberados, en este caso y en todos se va a seguir un procedimiento simplificado», informó en conferencia.

Indicó que en el caso de los presos enfermos se pedirá a la Secretaría de Salud que realice los diagnósticos correspondientes.

En tanto, el Mandatario federal dijo que la tortura a presos será comprobada mediante el Protocolo de Estambul y está contemplada en el decreto que realizará la Secretaría de Gobernación.

«Y cuatro: todo interno en cárceles federales que haya sido torturado y se compruebe mediante Protocolo de Estambul, va a ser liberado», afirmó.

«No queremos la tortura en México. Nadie merece ser torturado, nadie, entonces estás cuatro acciones van a formar parte de un decreto que voy a firmar y que va a elaborar la Secretaria de Gobernación. Lo vamos a elaborar la semana próxima para presentar y publicar».

¿Lo de tortura para cualquier delito?, se le cuestionó.

«Para cualquier delito. De cualquier edad, o sea, cero tortura», respondió López Obrador.

El jefe del Ejecutivo admitió que aunque sea polémico, su Gobierno planteará la liberación de torturados.

«Es una decisión que hemos tomado, puede ser, porque vivimos en un país de leyes y de auténtico Estado de derecho, que personas vinculadas a estos procesos acudan a una instancia judicial para inconformarse y tiene todo el derecho de hacerlo, pero lo que queremos dejar en claro es que como política de estado, nosotros no permitimos la tortura», dijo.

«Entonces, en esos casos, se dice, tiene que hablar, no le hace que lo torturen, pues eso no lo consideramos nosotros humano y puede ser polémico y no nos importa», agregó.

Aseguró que no pueden seguir existiendo esas «prácticas medievales», las cuales son completamente contrarias a los más elementales derechos humanos.

Con información de Reforma

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba