Mundo

Comunidad internacional rechaza resultados de elecciones legislativas en Venezuela

Tras la victoria del grupo político afín al presidente Nicolás Maduro, en que hubo una amplia abstención, Estados Unidos, América Latina y Europa rechazaron los resultados

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afianzó su poder en Venezuela al asumir el control de la Asamblea Nacional en unas elecciones duramente criticadas por Estados Unidos, la Unión Europea y varios países de América Latina, pero elogiadas por Rusia, uno de sus principales aliados.

Las elecciones del domingo fueron boicoteadas por los principales partidos políticos opositores, liderados por Juan Guaidó, denunciándolas como fraudulentas. La participación sólo fue del 31 por ciento.

La alianza de partidos que apoyan a Maduro se llevó 67.6 por ciento de los 5.2 millones de votos contabilizados en el primer boletín oficial, lo que consolida el dominio del mandatario socialista, que controla el resto de las instituciones del gobierno con apoyo de las Fuerzas Armadas, sostén del gobierno chavista.

Maduro perdió hace cinco años contra la oposición, mientras dio señales de buscar mantenerse en el poder pese a los llamados internacionales para que impulse una transición. El resultado electoral permitió a Maduro fortalecer su poder interno, que ha sido fundamental en los últimos años para enfrentar la crisis y las presiones de la oposición y la comunidad internacional para unas nuevas elecciones presidenciales que hoy lucen remotas.

El panorama para los sectores adversos al gobierno se vislumbra incierto, pues no está claro si el oficialismo cumplirá las amenazas que lanzó durante la campaña de emprender juicios contra el líder opositor Juan Guaidó y sus colegas. Tampoco está claro si la oposición, golpeada por divisiones y pérdida de apoyo, podrá capitalizar el descontento que hay contra Maduro y que según algunos analistas se plasmó en parte en la alta abstención que se registró la víspera.

El jefe del comando oficialista, Jorge Rodríguez, dijo a la prensa que los candidatos del PSUV obtuvieron 48 escaños de la lista nacional y 24 de las listas regionales. Agregó que las autoridades detectaron un “plan de graves consecuencias para la República” que motivó que se cambiara el centro de votación de Maduro y la primera dama Cilia Flores, quien se reeligió como diputada.

En manos de opositores disidentes, que rompieron con el boicot convocado por Guaidó, quedó 17.95 por ciento de los votos y el resto lo obtuvieron las organizaciones de izquierda que estaban distanciadas del oficialismo.

Con información de AFP y AP

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba