Nacional

Atribuyen a ‘infarto’ muerte de hombre sometido por policías en Celaya

En el certificado de defunción, el médico legista especificó en dos ocasiones que la defunción fue por "infarto al miocardio", pero se dejaron en blanco los espacios donde se pide detallar estados morbosos o qué llevó a que se produjera el infarto.

El Servicio Médico Forense (Semefo) atribuyó a un infarto la muerte del tamalero Juan Carlos Padilla Aranda, quien ayer fue sometido con violencia por elementos ministeriales en Celaya, Guanajuato, denunció su hija Fátima Padilla.

Pese a que la familia reconoció el cuerpo con golpes en rostro, brazos y tórax, en el certificado de defunción sólo se especificó como causa de muerte un infarto al miocardio, afirmó la hija.

«Como a eso de las once de la noche nos entregaron el documento para poder pedir el cuerpo. El día de hoy acudimos por él y dentro del certificado menciona que murió por un infarto», narró a REFORMA.

«No mencionan ahí nada de golpes, más que infarto», añadió en entrevista, «cuando llegamos al Semefo encontramos a mi papá, abrieron su bolsa donde se encontraba y todavía traía sangre, golpes en la cara, en los brazos, en algunas partes de su tórax, era visible».

En el certificado de defunción, el médico legista especificó en dos ocasiones que la defunción fue por «infarto al miocardio», pero se dejaron en blanco los espacios donde se pide detallar estados morbosos o qué llevó a que se produjera el infarto.

«Describa brevemente la situación, circunstancia o motivos en que se produjo la lesión del presunto accidente, homicidio o sucidio: infarto al miocardio», dice brevemente en el documento.

Asimismo, en el apartado 22.1 donde se pide definir si la muerte fue accidental o violenta, el médico legista decidió dejar en blanco las respuestas: Accidente, Homicidio, Suicidio, Se Ignora.

La familia del comerciante, de 54 años de edad, buscará ayuda jurídica para esclarecer los hechos que fueron registrados ayer en la Colonia Resurrección, pues ahora sólo cuentan con un abogado que les proporcionó gratuitamente el Ministerio Público.

«Vamos a buscar que esto no se quede así, a esclarecer cualquier hecho, vamos a buscar ayuda, que se haga justicia», dijo Fátima.

Padilla Aranda iba acompañado ayer con su esposa Rosa Yolanda cuando fue interceptado por tres agentes ministeriales que lo sometieron con una rodilla en el cuello en la Colonia Resurrección.

La detención fue captada en un video que los propios familiares y vecinos de la zona difundieron en redes sociales.

Para Raymundo Sandoval, integrante de la Plataforma por la Paz y la Justicia en Guanajuato, en el video y relación de los hechos se demuestra que los tres ministeriales, ya detenidos desde ayer, presuntamente cometieron detención arbitraria, tortura, desaparición forzada y ejecución extrajudicial.

«Hay detención arbitraria; hubo un tiempo en el que el señor está desaparecido. Si escuchas la narrativa de la esposa, no sabe si está secuestrado o no, por eso difunde en redes», argumentó.

«Luego hay tortura, porque se puede verificar en lo que plantean en hospital que hubo golpes y tiene la mandíbula dislocada, hubo tortura, y finalmente la ejecución extrajudicial, porque si fallece en manos de ministeriales en el trayecto, no lo presentan ante la autoridad competente».

Hasta el momento, la única versión oficial del caso la dio el Fiscal Carlos Zamarripa, quien informó ayer que los dos hombres y la mujer pertenecientes a la Agencia de Investigación Criminal (AIC) ya fueron detenidos.

Con información de Reforma

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba